El bogotano miembro del Dragon Racing tuvo eventos contrastantes en el doblete de carreras en Detroit. En la primera carrera fue golpeado por Marco Andretti y abandonó con una evidente frustración, mientras que en la segunda manga la estrategia de pits le permitió acceder al top-10 y completar la carrera sin incidentes de consideración.

Era claro para Sebastián que algo importante debía ocurrir en Detroit luego de los resultados obtenidos en el mes de Mayo en Indianápolis. Entre los problemas de manejo y velocidad de su auto, la presión por clasificar con una velocidad aceptable para las ‘500’, recuperar posiciones en el tráfico y el desafortunado choque con Pippa Mann tuvo un mes complicado y que no fue lo esperado ni lo estimado.

Con Indy ya atrás en las memorias, los equipos arrivaron a Detroit para la cuarta competencia del año en circuitos. Dos carreras pactadas a 70 vueltas y en donde cada una otorgaba puntos completos para el campeonato, había mucho en juego en tan solo dos días (hasta 100 puntos parta el ganador). Esto fue importante desde el inicio de los entrenamientos, donde Sebastián estuvo aprovechando cada segundo disponible en pista para preparar su auto en colaboración con el experimentado Sebastien Bourdais, su compañero de equipo.

Para la primera carrera Sebastián partió desde la casilla 10 de la grilla de partida, y desde la bandera verde estuvo en constante batala para mantener su posición. Una carrera interesante y que las neutralizaciones se encargaron de ajustar permanentemente. La lucha por superar autos fue en ocasiones más alla de los límites del estrecho circuito callejero, y en uno de los sectores más trabados del circuito Saavedra fue golpeado en el costado izquierdo de su Dallara Chevy por el auto #25 de Marco Andretti.

Este choque se presentó en la vuelta 32 de 70, y el golpe contra el muro de concreto dejó sin chances de continuar al colombiano, por la rotura de la suspensión delantera derecha. La frustración de Sebastián fue evidente, dado que se quedó al lado de la pista hasta cuando pasó nuevamente el lote, y con un gesto distintivio mostró su decepción a Andretti y a todos quienes seguíamos la competencia en vivo.

Sebastián comentó al respecto luego de unos minutos de descanso tras el abandono:

“Marco sigue haciendo esa clase de movimientos sucios, y no se hace nada al respecto para hacerlo responsable. Estábamos bien, fuertes, teníamos una buena estrategia con los chicos, y él simplemente me mandó afuera, así que es una situación muy decepcionante”.

Un nuevo día llegó este domingo, siendo el día de su cumpleaños. Por lo tanto, los saludos desde la mañana no se hicieron esperar. En carrera el puesto 11 de la fila de partida le dio una opción de defenderse por el interior de la curva 1, quizás una de las curvas más difíciles de todo el calendario de Indycar.

Esta carrera fue mucho más agresiva para todos que la primera, y la gran cantidad de accidentes lo mostraron. AJ Allmendinger abandonó en la primera vuelta, Will Power se vio involucrado en un accidente con otros 4 autos, pilotos como Tristan Vautier hicieron que el sobrepaso a los autos con vuelta abajo fuera complicado y dramático por momentos. Pero Saavedra se sobrepuso a su decepción pasada, y evitó todos estos incidentes para cruzar la meta en la 10ma ubicación. Llegó a estar en la cuarta ubicación, sin embargo el ciclo de detenciones en los pits fue definitorio para la posición final de nuestro colombiano.

Con las dos carreras completas, su puntaje llegó a 72 y subió tres escalones en el campeonato, ahora se encuentra en la casilla 24. Helio Castroneves y Marco Andretti lideran el campeonato con 206 puntos.

La próxima fecha del campeonato será este sábado 8 de Junio en la noche, de vuelta en un óvalo, en el Texas Motor Speedway para disputar la Firestone 550.