Tras los numerosos movimientos que hubo con los anuncios en torno a NASCAR y Juan Pablo Montoya,no podemos dejar de recordar aquel domingo 23 de Julio del año 2000.

La Michigan 500 fue una carrera clave en el campeonato de la FedEx CART del año 2000. Montoya, vigente campeón de la categoría, venía de tener resultados desalentadores producto de la poca confiabilidad de su nuevo motor Toyota, así como la difícil puesta a punto que traía el desarrollo del chasis Lola, también nuevo en los toldos del Chip Ganassi Racing.

La undécima ronda de la temporada 2000 tuvo también en Michael Andretti una misión importante: asumir la punta del campeonato, tras varios años complicados a bordo de su legendario Havoline Ford Reynard #6 del Newman-Haas Racing. Roberto Moreno, quien llegó como puntero a esta fecha, también quería mantenerse al frente en las posiciones.

La carrera fue intensa de principio a fin: Montoya y Andretti sentaron la batalla por la competencia desde la primera vuelta, con una salida espectacular al tiempo que cayó la bandera verde. Cuatro autos lado a lado, con el #1 y el #6 en los extremos de esa línea sobrepasando autos tan pronto como se inició la competencia.

montoya-michigan500-2000-3
Foto: AutoRacing1

A pesar de las ideas y vueltas por las estrategias de pits, durante la mayoría de las 500 millas Montoya se mantuvo siempre en el lote de adelante, sin salir del top-10 durante toda la carrera. Y el verdadero momento llegó en la vuelta 230, cuando se dio el reinicio final de la carrera.

Aquellas 40 millas fueron un tributo a las carreras históricas en el automovilismo mundial: dos grandes talentos, uno experimentado y otro en ascenso, disputaron en su propio mundo una carrera sobrepasando a otros 20 competidores que no fueron rivales en el remate de la carrera. Tarso Marques fue aquel actor de reparto decisivo en la confrontación entre Montoya y Adnretti, quienes durante toda la vuelta final estuvieron lado a  lado e incluso llegaron tocarse saliendo de la curva 4.

El propio Montoya comentaría tiempo después que así hubiese tenido que arrollar a Marques, no habría dejado de acelerar para ganar la carrera. Este triunfo, uno de los más recordados en el automovilismo de Estados Unidos, fue también la primera victoria de Toyota como motorista en la FedEx CART y sentó las bases para el futuro dominio de este propulsor en la categoría.

Foto: www.crash.net
Foto: www.crash.net

En este video pueden revivir aquel maravilloso momento lleno de acción y que aún hoy, más de 13 años después, nos llena de felicidad a todos los colombianos.