La noche del “Labor Day Weekend” -el día del trabajador en Estados Unidos- es una de las grandes jornadas del deporte en este país, y para NASCAR es una de sus noches más valiosas del año. La Advocare 500, disputada en el Atlanta Motor Speedway y anteúltima fecha antes del Chase, no decepcionó en esta noche importante.

Tampoco desentonó el colombiano Juan Pablo Montoya, quien desde el inicio de la carrera fue agresivo en pista, liderando la primera parte de la competencia y reponiéndose de un auto inestable en la parte media de la carrera para sumar un séptimo puesto, el tercer top-10 en las últimas 4 fechas.

La bandera verde salió en la pista y más tardó el público en ver la largada de las 43 máquinas, que el bogotano en superar a Ricky Stenhouse Jr y Carl Edwards para asumir la punta de la carrera y sacar más de 1 segundo de diferencia en los tres primeros giros. Por espacio de 25 vueltas nuestro talentoso piloto estuvo al frente de la carrera.

En el primer tercio de carrera Montoya se mantuvo dentro del top-5, y tanto él como su equipo en pits realizaron sus tareas adecuadamente. Las detenciones fueron de menos de 12.5 segundos, algo que ayudó a Juan Pablo a superar autos en los pits. Incluso, tras el sobrepaso a Joey Logano por la punta en la vuelta 26, Montoya retomó el liderato en las detenciones por bandera amarilla del giro 28 de carrera.

A medida que avanzaba la competencia, otros rivales se fueron acercando a Montoya. El primero de ellos fue Carl Edwards, luego se sumó Joey Logano nuevamente y después fueron Kurt Busch y Jeff Gordon. Todos llegaron a superar al bogotano, quien en la parte media de carrera acusó problemas de manejo de su auto, con excesivo subviraje. Como resultado del manejo del auto en la larga tanda bajo bandera verde -desde la vuelta 91 hasta la 194 no hubo neutralizaciones- Montoya bajó hasta la 17ma ubicación y cayó una vuelta por debajo de los líderes.

Para la marca de la vuelta 200, Montoya regresó a la vuelta de los líderes e inició su recuperación utilizando su mejor arma: la velocidad de su auto en los reinicios. Constantemente avanzó dos y hasta tres posiciones en los primeros metros de cada relargada, y esto fue favorable para llevarlo de regreso al top-10 antes de llegar a la marca de los últimos 100 giros.

Foto: NASCAR Yahoo! Sports / AP Photo
Foto: NASCAR Yahoo! Sports / AP Photo

El remate de carrera fue intenso, dado que el trabajo en pits nuevamente dio su valía a la labor del colombiano. Todo el equopo #42 trabajó juiciosamente para llevarlo de regreso al top-5 a la espera del reinicio final de carrera, en la vuelta 304. Finalmente Montoya se reportó en la meta en la séptima colocación tras haber sido superado por Ryan Newman y Jeff Gordon en los cinco giros decisivos.

Más allá de no haber vuelto al top-5, las cuatro últimas carreras han mostrado a un equipo #42 mejorado, con autos más rápidos y que permiten a Montoya luchar por las posiciones de liderazgo en cada competencia. Con estos resultados, Montoya deja Atlanta dentro del top-20, en la casilla 19 del campeonato, sumando 628 puntos. Aún no cuenta con un triunfo, algo requerido para llegar al Chase como comodín.

La última oportunidad para ganar y esperar un milagro será el próximo sábado 7 de Septiembre en la noche, cuando se dispute en el Richmond International Raceway la Federated Auto Parts 400.

— Foto principal: Juan Pablo Montoya via Facebook