El joven de 17 años, hijo del ex campeón de NASCAR Winston Cup (ahora Sprint Cup), Chase Elliott, logró su primera victoria en el circuito de Mosport en Canadá.

Desde el sábado se había escrito la historia, James Buescher, sorpresivamente para muchos, se agenció la pole position para la Chevy Silverado 250, la primera competencia de la NASCAR Camping World Truck Series afuera de los Estados Unidos, y la primera en un circuito desde el año 2000 (Watkins Glen, ganada por Greg Biffle, campeón ese año).

Buescher lideró los primeros dos giros, hasta que fue desplazado por Chase Elliott, que no cedió la punta hasta su primera detención en pits, en el giro 24, había liderado 22 de los 23 giros que logró puntear.

Durante el punto medio de carrera, la punta se sorteó entre Ty Dillon (quien más giros lidero con 25), Ryan Blaney y el mexicano Germán Quiroga, quien tuvo una gran carrera, pero que al final cerró con un puesto 15.

En los últimos giros, se presento una bandera de precaución, que dio la oportunidad para dar alcance a Ty Dillon, que se vio desde los últimos 30 giros como el rival a vencer, pero fue en el último giro en que Ty Dillon, mientras peleaba la victoria con Chase, es tocado por él en la curva 10, cediendo la bandera a cuadros al piloto de Georgia.

Chase sin duda es un talento en proceso. Con solo 17 años, registra 6 participaciones en la Camping World Truck Series, en las 6 terminó en el top 10, su peor resultado es un sexto lugar, además registra una pole, y ahora, una victoria.

Elliott logra una primera victoria histórica, que indudablemente, va a recordar por el resto de su carrera.