Muy criticada la manera en que Clint Bowyer, compañero de equipo de Martin Truex Jr, pierde el control de su auto a menos de 6 giros del final.

Volvamos a Richmond, la última competencia para que 5 pilotos tuviesen la oportunidad de ingresar al Chase. A falta de 10 giros, Ryan Newman se posicionaba a lograr su segunda victoria de la temporada y la que le garantizaría su participación en el Chase (desplazando a Truex de su posibilidad de ingresar al Play-off). A la vez, Jeff Gordon parecía clasificar al mismo, en base a los puntos; Joey Logano, piloto de Penske, era momentáneamente desplazado al puesto #11, pero gracias a su victoria, lograba un comodín para el Chase. De cualquier modo, las posibilidades de Truex Jr, eran más que nulas a esta altura de la competencia.

Poco antes de que terminase la carrera, parecía haber inconvenientes con los pilotos del equipo MWR (compañeros de Truex), Brian Vickers se reportaba a la zona de pits, con aparente llanta baja.

Pero la más controversial, y que ha generado polémica los últimos días, fue sin duda la “maniobra” del Sub Campeón 2012, Clint Bowyer.

A falta de pocos giros, el auto #15 de Clint Bowyer, hace un trompo, en el que parecía perdía el control de su máquina por “contacto” con Dale Earnhardt Jr (opinión personal); poco después, se evidenció que no fue así.

Fue precisamente el piloto de Kannapolis, que inmediatamente se bajo de la maquina #88, fue quien primero “apunto” al piloto de MWR, afirmando que le parecía sospechosa la manera en que el auto #15 hacía trompo.

Lo que causó más controversia durante los minutos siguientes, fue que antes de la bandera de precaución, Truex Jr no clasificaría al chase, mientras que Gordon y Newman sí. Cuando cayó la bandera a cuadros, era Truex quien pasaba al grupo de los 12 mejores, mientras que Gordon así como Newman, quedaban excluidos del grupo selecto.

La repetición “On Board” de Bowyer mientras hacia el trompo, y la radiocomunicación con su jefe de equipo, Brian Pattie, fueron pieza clave para descubrir la misteriosa maniobra, y en donde se centro en particular la atención del público y los medios en general.

Cuando se le cuestiono a Bowyer sobre el incidente, mostro unas “cortas y sospechosas” respuestas ante los medios, y defendía que no había intereses de por medio. Su posición fue que parecía tener una llanta baja, y esto le hizo perder el control.

No obstante, Truex Jr y su compañero Bowyer, fueron presentados oficialmente en el grupo de los 12 mejores esa noche, donde festejaron con Champagne, y se les veía una alegría inmensa, pues parecían haber logrado lo imposible.

NASCAR, en vista de la polémica desatada, decidió recopilar pruebas e investigar bien las causas del incidente.

Este martes se dio a conocer que habían encontrado irregularidades en las acciones del equipo MWR. Martin Truex Jr, así como sus dos compañeros de equipo pierden 50 puntos en el campeonato. Los 3 autos de MWR pierden 50 puntos cada uno en el campeonato de propietarios. Se penaliza a Michael Waltrip Racing con $300.000 dólares y se suspende a Ty Norris, vicepresidente ejecutivo de MWR, de manera indefinida.

Como consecuencia, Martin Truex Jr, será 17 en la tabla general de posiciones, y pierde la posibilidad de ingresar al chase. Automaticamente, Ryan Newman ingresa al PlayOff. Finalmente, los jefes de equipo de los autos #15, #55 y #56 estarán bajo probatoria hasta el 31 de diciembre.

Esta es, quizá, la más grande controversia que se ha dado en NASCAR, en toda su historia.