Solo hace falta una confirmación oficial que llegaría este miércoles, pero el campeón de F1 de 1997, Jacques Villeneuve, se posiciona como claro candidato a participar en las 500 Millas de Indianapolis 2014 con el equipo Schmidt Peterson Motorsports.

El piloto canadiense, con una larga trayectoria en todo tipo de autos -en una línea similar a nuestro colombiano Juan Pablo Montoya-, regresaría a la pista que lo vio coronarse campeón en 1995.

Villeneuve, quien comenzó su carrera en la F3 italiana y japonesa, llegó a los Estados Unidos en 1993 para probar suerte en la Formula Atlantic (finalizando 3º) para saltar más tarde a la llamada por aquellos años Indy Car World Series, es decir, la CART que más tarde de dividiría en IndyCar y ChampCar (esta ultima desaparecida hace años).

Además, también conoce de primera mano lo que es alzarse con la victoria en las 500 Millas. En su primera temporada, año 1994, siendo un novato, consiguió una segunda posición meritoria en Indianapolis, por detrás de quien sería eventualmente el ganador del campeonato, Al Unser Jr. En la clasificación de la temporada fue sexto.

Ya en 1995, Jacques pudo batir a Al Unser Jr. y levantar el primer titulo de su por entonces corta vida deportiva. Aquella temporada batalló contra pilotos como Michael Andretti, Bobby Rahal, Robby Gordon, Eddie Cheever, Eliseo Salazar y un tal Emerson Fittipaldi.

Tras este éxito a Villeneuve le llego la fama y un contrato con Rothmans Williams Renault para disputar la Formula 1.

Subcampeón en 1996 -donde además casi obtiene la victoria en su primer Gran Premio, algo que nunca se ha conseguido- y campeón del mundo en 1997. Despues fue poco a poco diluyéndose como lo hacia todo el dinero invertido por BAR Honda, hablamos de los años 2000 en adelante, y su deambular por Renault, Sauber y BMW. Lo que vino después fueron experiencias fallidas en la NASCAR y la participación en pruebas sueltas del automovilismo argentino, australiano e incluso árabe.

Video – Jacques Villeneuve en Indy 500 1995

Revive el triunfo del canadiense en este emocionante final de la Indy 500 de 1995, la que muchos dicen fue la última gran Indy 500 del siglo XX.