La historia de los triunfos y grandes actuaciones de los automovilistas colombianos en el exterior se remonta a varias décadas pasadas, incluso antes que muchos de nosotros naciéramos, nombres como Rafael “el ganso” Garzón, Ricardo “cuchilla” Londoño, Honorato Espinosa, Diego Montoya y Mauricio de Narváez entre otros han escrito con letras de oro el nombre de Colombia en las pistas del mundo.

Fue precisamente De Narváez quien le dio el primer gran triunfo al país en el exterior, al hacerse con la victoria en las míticas 12 Horas de Sebring de 1984, una de las carreras de duración más importante del mundo y que inclusive tiene más historia y tradición que las 24 Horas de Daytona.

Mauricio, hacía equipo con el alemán Hans Heyer (campeón del  1975, 1976 y 1980 del DTM) y el sueco Stefan Johansson (Ex piloto de Ferrari en F1), fue el encargado de clasificar y arrancar el auto debido a retrasos en las conexiones y los vuelos de Heyer y Johansson, largaron la carrera desde la parte trasera de la grilla y tuvieron que ir remontando posiciones a lo largo de la carrera, ya entrada la noche el trabajo era aguantar y llevar el vehículo a la meta.

La herramienta utilizada para afrontar la carrera fue un Porsche 935J que montaba un motor bóxer de 3000CC con dos turbos KKK que envían 665 HP a las ruedas traseras a través de una caja de 4 marchas.

La victoria en Sebring fue el punto máximo de grandes actuaciones Mauricio en las carreras de duración y de turismos del mundo, donde cabe destacar un cuarto lugar en la general de las 24 Horas de LeMans de 1983.

Actualmente Mauricio es el presidente del Automóvil Club de Colombia-FIA y es asesor de Vicepresidencia  FIA Sport y Pro-Tesorero Nacam-FIA.