Todos conocimos el fatídico accidente de Ayrton Senna en el Gran Premio de San Marino, lo que la mayoría no conoce es lo que sucedio en la sesión clasificatoria del sábado antes de la carrera. Roland Ratzenberger también apagaría su luz en la F1.

En 1994, la debutante escuderia Simtek llama a Ratzenberger después de fracasar en la contratación de Andrea de Cesaris y Jean-Marc Gounon. Roland financió su asiento con dinero que había ganado en su paso por Japón, pero sólo alcanzaba para cinco carreras.

Su primer Gran Premio fue en Interlagos, Brasil, donde no logró clasificarse para la carrera del domingo. En su segundo GP, el Gran Premio del Pacífico de 1994 en el circuito de Okayama, Japón, la experiencia obtenida en las categorías menores fue clave para llevar su Simtek hasta el 11º lugar.

Formula One World Championship

Ratzenberger, que falleció a los 33 años, tuvo que trabajar duro para cumplir su sueño de convertirse en piloto de la F1. Comenzó en la Fórmula Ford alemana en 1983 y tras etapas en la Fórmula Tres británica y el campeonato Touring Car, se trasladó a Japón en 1990.

Aquel 30 de abril…

El sábado 30 de abril de 1994, Roland Ratzenberger tomaba parte en las clasificaciones para la carrera del Gran Premio de San Marino, que se corría en el circuito Enzo y Dino Ferrari de Imola. Ratzenberger salía a pista para clasificarse a bordo del débil Simtek S94-Ford.

Antes de su vuelta rápida, se cree que tuvo una colisión con su compañero David Brabham, que pudo ser importante para el desenlace final. Dicho desenlace se dio a más de 300 km/h en la curva Villeneuve, curva hasta entonces rápida y hacia la derecha. El alerón delantero del Simtek se desprendió, esto produjo una sustancial pérdida de adherencia en la parte delantera del auto, lo que motivó que el vehículo siguiera derecho, golpeándose fuertemente contra el muro y casi de frente.

Tras el golpe el auto se deslizó varios metros y quedó tendido cerca de la curva Tosa, con el austriaco inerte. Fue asistido en pista, pero no hubo nada que hacer, perdiendo la vida a las 14 horas 15 minutos. Ratzenberger había muerto casi en el acto. El auto estaba destrozado, pero el habitáculo resistió el impacto, no así el cuerpo del piloto. La causa del deceso fue una fractura de la base del cráneo.

Un consejo no escuchado…

El profesor Sid Watkins, entonces jefe del equipo médico en pista de la Fórmula 1, recuerda en sus memorias la reacción de Ayrton Senna a la noticia:

“Ayrton se derrumbó y lloró en mi hombro”.

Watkins trató de persuadir a Senna de que no corriera al día siguiente, diciendo

“¿Qué más necesitas hacer? Has sido campeón mundial tres veces, eres obviamente el piloto más rápido. Déjalo y vamos a pescar”

pero Ayrton fue insistente en decir

“Sid, hay ciertas cosas sobre las que no tenemos control. No puedo retirarme, tengo que seguir.”

Cambios en la F1.

En octubre de 1996 la FIA, en cooperación con McLaren y Mercedes-Benz, se puso a buscar un sistema de sujeción del piloto para los casos de impacto frontal. Mercedes-Benz contactó a los fabricantes del HANS (Head and Neck Support [soporte de cuello y cabeza]) con vistas a adaptarlo a su uso en la Fórmula 1.

El accesorio HANS había sido lanzado en 1991 y fue diseñado para sujetar la cabeza y el cuello en caso de accidente y evitar las fracturas de la base del cráneo, la herida que mató a Ratzenberger.

Las pruebas iniciales se mostraron exitosas y durante el Gran Premio de San Marino 2000 se publicó el reporte final el cual recomendaba el uso del HANS. Su empleo fue hecho obligatorio desde el inicio de la temporada 2001.