Pese al gran apoyo del norteamericano Gary Peterson a la carrera de Sebastián Saavedra, no ha habido un equipo en donde este colombiano pueda demostrar de lo que está hecho.

Para varios pilotos colombianos en el exterior ha terminado su temporada deportiva, dando paso a otra carrera fuera de las pistas, en donde se disputa en escritorios y gestiones,  lo que será el flujo de caja para financiar su actividad automovilística en el 2016. En las huestes de Montoya, Muñoz y posiblemente Gabby Chaves, se respira un poco de tranquilidad, esperando con ansia el regresar al habitáculo de sus equipos respectivos, después del gran trabajo en el último año.  En algunos otros proyectos, queda la espera del impacto de su propuesta y el exhaustivo análisis de su desempeño deportivo, el cual debe corresponder a sus cifras en retorno de inversión.

Cuando de esta combinación se trata, el foco de atención se dirige al piloto colombiano más experimentado en la IndyCar Series, un bogotano que dio el gran salto en 2011 y que en esta temporada cumplió su quinto año en la máxima categoría de autos tipo fórmula en Estados Unidos, tiempo a bordo en los habitáculos americanos que supera al que hoy suma Montoya y el de todos sus compatriotas en la serie. Es mas que justo que hoy después de un lustro de actividad, algunas inquietudes recaigan sobre la humanidad de Sebastián Saavedra.

Este carismático bogotano de 25 años de edad, decidió dar el paso mas importante de su carrera deportiva, tan solo un año después de su arribo al automovilismo americano en la Indy Lights. Pero al parecer sus podios, victorias, vueltas rápidas, pole position y luchas por campeonatos, quedaron en una maleta que no tomó el vuelo con destino a la IndyCar y con un bolsillo abierto donde la suerte se escapó de la mano de una de las esperanzas del automovilismo local.   Las cifras que lo acompañaron hasta el 2010 con Bryan Herta en Lights (Saavedra en Cifras →), se esfumaron y se han venido extrañando en equipos como Conquest Racing, Andretti Autosport, KV Racing, Dragon Racing y Chip Ganassi Racing.

Foto: Indycar.com

Una húmeda pole en el trazado interno de Indianápolis fue la luz de esperanza en 2014, que nos permitió soñar con el regreso del victorioso Sebastián, pero poco a poco la luz se fue apagando, debido al desempeño de compañeros de equipo como Sébastien Bourdais y mas recientemente el gran novato de Ganassi, Sage Karam.   Pese al gran apoyo del norteamericano Gary Peterson a la carrera de Sebastián Saavedra, no ha habido un equipo en donde este colombiano, pueda demostrar de lo que está hecho.

Continúa en la próxima página…