El piloto antioqueño vivió su primer Dakar, y aunque no pudo finalizarlo por fallas mecánicas en su Quad, no se arrepiente y desde ya prepara el plan para 2017.

Nicolás Robledo arrancó su aventura para el Dakar 2016 desde hace varios meses, con preparativos dentro y fuera de la pista, y consiguió el que fue su primer sueño: correr un Dakar.

Si bien la emoción apenas lo pudo llevar por cuatro etapas, pues en ruta hacia el Salar de Uyuni (Bolivia) su Can-Am falló por daños en la transmisión, el balance general de su odisea fue más que positivo.

“El Dakar es otro cuento. Nadie se imagina lo que es hasta no vivirlo. Estoy triste por lo que pasó, no tenía por qué haber sucedido tan rápido, pero bueno, es un tema para revisar” comentó Robledo desde Bolivia en exclusiva para ColMotorFans.com

Su aventura fue mucho más allá de lo meramente deportivo: ese ‘primer Dakar’ del que hablan los veteranos, el administrativo, el de los patrocinadores, el de tocar las puertas para conseguir recursos. Ese fue tanto o más fuerte que el recorrido desde Bogotá hasta Buenos Aires, y de ahí hasta Bolivia:

“Lo más estresante del Dakar son las verificaciones técnias y administrativas. Pero la gente realmente es increíble, esto es un fenómeno nacional.”

“Por donde pasas la gente es feliz, es algo indescriptible, toca verlo para entenderlo. La partida [en Buenos Aires] era mi sueño, y lo cumplí”.

Desde ya comenzó el ‘primer Dakar’ para la aventura de 2017. Y con la fe intacta, Nicolás ahora busca un sueño mayor: terminar lo que dejó pendiente este año en Uyuni.