La llegada de Juan Pablo Montoya a NASCAR en 2007 supuso también el debut del colombiano en competencias de resistencia a 24 horas. Y su talento quedó demostrado una vez más.

Por definición del contrato -como lo confirmaría Montoya años después- empezó su participación en esta clase de competencias, y junto al estadounidense Scott Pruett y al mexicano Salvador Durán, se armó el equipo #01 del Chip Ganassi Racing. Un Riley MkXI con motor Lexus, la máquina entregada para luchar por la victoria.

Al momento de caer la bandera verde, la lucha por el triunfo se dio entre el #01 y el prototipo #99 Bos Stallings Racing, donde se destacaba el entonces jóven Alex Gurney, el auto que había hecho la pole position.

Durante las primeras horas de carrera, el #99 lideró con comodidad. Sin embargo una falla en su motor les quitó toda posibilidad de luchar por el triunfo, dejando a tres autos en la punta y con una batalla espectacular: al #01 de Montoya, Pruett y Durán, al #10 de Max Angelleli -veterano competidor en esta clase de carreras- y al #11 del canadiense Patrick Carpentier.

En el momento más importante de la carrera -una madrugada acompañada de neblina- Montoya tomó las riendas del Lexus-Riley y gracias a su manejo consistente el equipo se consolidó en la punta de carrera.

Con un total de 668 vueltas, el equipo #01 se quedó con la victoria, y para Juan Pablo fue un logro histórico más: se convirtió en el primer piloto en la historia en obtener un título de CART/Indycat, victorias en el Gran Premio de Mónaco, en las 500 Millas de Indianápolis y en las 24 Horas de Daytona. Mario Andretti logró algo similar en 1972 con excepción de que su victoria en F1 no fue en Montecarlo y en ese entonces la carrera en Daytona era pactada a 6 horas.