“Esperemos que Bahréin sea el punto de inflexión y que el sistema de clasificación o funcione o se vaya, pero no podemos tolerar más vergüenzas de la F1.” 

La dirigencia de la Fórmula 1, en conjunto con los equipos, los sponsors y organizadores me han demostrado que la máxima categoría del automovilismo mundial están peor que la FIFA por su inoperancia a la hora de tomar decisiones. ¿Mantener la clasificación por eliminación? ¿En serio? ¿Será que no vieron aquella hecatombe en Melbourne?

Pero no vayamos tan rápido, repasemos lo que ocurrió en Australia grosso modo. La Q1 no estuvo tan mal, incluso alcanzó a ilusionar que iba a ser algo bueno este nuevo cambio en la clasificación. Ya para la Q2 y sobre todo la Q3 vino el fiasco.

La dudas por parte de los equipos de no entender bien el sistema, el tema neumáticos para la carrera y la mezquindad de los equipos –Vettel casi que rogó para que lo dejaran volver a salir en la Q3 pero Ferrari no quiso- hicieron que todo terminara en una pista desocupada faltando 7 minutos de clasificación y que los pilotos, auxiliares y equipos estuvieran tranquilos y relajados andando por los pits cuando ni siquiera se había acabado el tiempo de la Q3. ¡Una vergüenza!

El domingo en la mañana los jefes de equipo salieron a pedirle disculpas a todo el mundo por el desastre del día anterior. Parecía bueno que agacharan la cabeza y dieran un paso atrás para Bahréin con el sistema que llevábamos usando desde 2006. Fue una simple ilusión.

Cabe aclarar que la F1 obliga a que todos los cambios reglamentarios que se hagan cuando la temporada ya está en curso deben ser aprobados por unanimidad. Sí, esa misma que el domingo en la mañana hizo que se disculparan con el planeta entero, pero que hoy luego de la reunión de la Comisión de F1 -26 miembros representantes de los equipos, la FIA, Formula One Management, los promotores de los grandes premios, sponsors y otros socios- se reuniera ha desaparecido y la clasificación por eliminación la volveremos a ver –por así decirlo- en Bahréin.

Bernie Ecclestone fue uno de los que primero saltaron de su asiento luego del sábado y dijo que era “una basura” este nuevo formato. Ahora él adjudica todo a la FIA y que esto es invento de ellos, pero que cuentan con su apoyo y pide que se le dé una nueva oportunidad al sistema nuevo. ¿Coherencia? Bernie nunca ha tenido mucha.

Entre los otros testarudos están Robert ‘Bob’ Fernley, director adjunto de Force India, Paul Hernbery, directo de Pirelli Motosports y Pat Symonds de Williams Racing. Estos personajes quieren que se siga haciendo la clasificación como en Australia, y yo me pregunto, ¿acaso están ciegos? ¡Fue un bodrio de clasificación!

Tristemente para nosotros los fanáticos no hay nada que hacer. Gracias a estos “genios” tendremos que aguantar otro desastre como en Australia el sábado en Bahréin. Aunque tal vez, y sólo tal vez, estas altas esferas van a obligar a los pilotos a correr sí o sí y que haya show, porque donde no lo haya en la Q3 los jeques –fanáticos y periodistas- pueden (o podemos, me incluyo en ese grupo) buscar petróleo en la garganta de todos ellos.

Esperemos que Bahréin sea el punto de inflexión y que el sistema o funcione o se vaya, pero no podemos tolerar más vergüenzas de la F1 como lo que pasó en Australia, solo comparable en el último tiempo con el GP de Indianápolis donde sólo pudieron correr 6 autos con neumáticos Bridgestone, el resto con Michelin dieron una vuelta y abandonaron.

Estaré atento a lo que traerá Bahréin, o lo que quitará.

 

Ruedas Sueltas: artículos de opinión en ColMotorFans.com. Las opiniones aquí expresadas reflejan el punto de vista del autor, y no necesariamente refleja la de ColMotorFans.