El piloto italiano ha notado que las cosas han cambiado con respecto a la temporada pasada en el desempeño de su Yamaha.

En las dos primeras fechas de la presente campaña Rossi no ha estado en posición de ganar. En Losail, Qatar, aprovechó un error de Andrea Iannone para finalizar cuarto sin poder atacar al grupo de punta.

Entretanto en Argentina aprovechó una oportunidad de último minuto cuando la dupla de Ducati, Andrea Dovizioso y Andrea Iannone cayeron, cediéndole el P2 a ‘El Doctor’.

Ahora viene el Gran Premio de Las Américas, que se correrá en Texas, un circuito donde históricamente la Yamaha no ha sido una máquina favorita para ganar.

“No estoy siendo fuerte este año en las últimas vueltas de las carreras, por lo que tenemos que mejorar la puesta a punto de la moto con los nuevos neumáticos”.

“Estoy contento de volver a Texas y a un circuito como el de Austin, donde deberemos poner muchas atención ya que es crucial entender rápidamente como trabajan aquí las motos con los nuevos neumáticos y la electrónica. Será importante el trabajo en la pista”.

“Históricamente es un circuito difícil para nosotros y para Yamaha, pero el pasado año pude llegar al podio por lo que voy a tratar de conseguirlo también esta vez”, sentenciaba el italiano.