Los 33 cupos que otorga la carrera se van ocupando con cada dia que pasa. Dos pilotos colombianos, entre los candidatos a ocuparlos.

El 29 de mayo el mundo verá la edición 100 de las 500 Millas de Indianapolis, la carrera más importante de la Indycar. Y todos buscan un asiento para ese momento único en el deporte.

El más reciente confirmado ha sido Stefan Wilson, hermano del difunto Justin. En un giro del destino que parece más un tributo, Stefan conducirá el auto #25 que llevaba su hermano la temporada pasada, manejando para el equipo Andretti Autosport.

Otro equipo que se acerca para cerrar un acuerdo es el esfuerzo que ha realizado Will Marotti, pastor y fanático de la Indycar por más de 40 años, con el experimentado piloto español Oriol Serviá. Según ha informado RACER, Serviá estará a bordo del auto #77 manejando para el equipo de Sam Schmidt, con Mikhail Aleshin y James Hinchcliffe como coequiperos.

¿Y los nuestros?

Entretanto, dos pilotos nacionales sueñan aún con estar en la mítica carrera. Se trata de Sebastián Saavedra y Gabby Cháves, quienes este año no han tenido un cupo a tiempo completo para participar en la categoría.

Saavedra estaría realizando gestiones para subirse a un Indycar junto a su ‘padrino’ de siempre, Gary Peterson, quien lo ha impulsado por años con su compañía AFS. Si bien el acuerdo parece estar realmente cerca de hacerse realidad, aún no hay ningún anuncio oficial de parte de Sebastián, Gary o el equipo AFS, por lo que no se puede tomar como 100% confirmado.

El novato del año 2015 Gabby Cháves, por su parte, se ha mantenido cercano al campeonato e incluso ha estado a bordo del vehículo promocional de dos plazas que rueda previo a cada carrera. Pero sus gestiones para un asiento oficial no paran, y fuentes en Estados Unidos lo vincularían con Michael Shank, el propietario de equipos de prototipos IMSA, que estaría dispuesto a poner un auto con motor Honda para la Indy 500.

Todo estará por definirse en las próximas dos semanas. La primera práctica oficial de la Indy 500 será el 16 de mayo, un día después que finalice la actividad del Gran Premio de Indianápolis que se celebrará en el circuito interior del gigante óvalo de 2.5 millas.