Jorge Lorenzo y Valentino Rossi aprovecharon los accidentes de sus rivales para imponerse en el Gran Premio de Francia del campeonato del mundo.

El circuito Bugatti de Le Mans fue la sede de un accidentado Gran Premio de Francia de MotoGP, pues muchos competidores sufrieron con caídas y golpes producto de los neumáticos y algunos baches presentes en el trazado francés.

El campeón mundial actual, Jorge Lorenzo (Movistar Yamaha MotoGP), se impuso sin inconvenientes por delante del ganador de la anterior carrera en Jerez, Valentino Rossi (Movistar Yamaha MotoGP) y de un sorprendente Maverick Viñales (Team Suzuki Ecstar), que consigue así el primer podio de su carrera en MotoGP y el primero de la marca japonesa desde Loris Capirossi en República Checa en 2008.

Pero detrás de este trío de corredores, quienes no tuvieron incidentes durante las 28 vueltas pactadas de competencia pasó de todo: Iannone en la séptima vuelta cayó y debió abandonar en la curva 8. Crutchlow siguió su ejemplo en la curva 11. Tito Rabat (Estrella Galicia 0,0 Marc VDS) lo haría en la misma que Iannone y el colombiano Yonny Hernández (Aspar MotoGP Team) en la 4.

Posteriormente fueron Marc Márquez (Honda) y Andrea Dovizioso (Ducati) quienes abandonaron tras una caída simultánea pero sin ningún contacto en la curva 7.

En la clasificación provisional el nuevo líder del campeonato es Lorenzo con 90 puntos, seguido por Márquez con 85, y Rossi con 78. El MotoGP continuará el 22 de mayo con el Gran Premio de Italia, en el circuito de Mugello.