Esta gran maniobra se dio durante el Gran Premio de Alemania de la temporada 2002 del campeonato mundial de la Fórmula 1.

Entonces, Montoya corriendo para Williams BMW y Raikkonen para McLaren Mercedes, dieron un verdadero espectáculo durante el primer GP alemán realizado en el circuito corto de Hockenheim.

Toda la acción se presentó desde la primera vuelta de carrera.