Uno de los accidentes más escalofriantes en la historia de la Fórmula 1, donde se vio involucrado el piloto austriaco Niki Lauda, quedó en la memoria de todos los fanáticos del deporte.

En el mes de agosto, el mundo recuerda el campeonato de Fórmula 1 de 1976, año en el que Niki Lauda perdió el título de campeón tras sufrir un grave accidente en el antiguo circuito de Nurburgrind, el Nordschleife.

Con 22 kilómetros de longitud, la carrera del “Infierno Verde” fue inmortalizada en la historia de la Fórmula 1.

El entonces piloto de Ferrari peleaba la cima de la clasificación junto a James Hunt, quien era segundo con 35 puntos, a 23 de Lauda. Con un excelente inicio de temporada, el piloto austriaco veía carrera a carrera como el monoplaza de McLaren se le acercaba.

Esa tarde la lluvia se convirtió en el protagonista de la carrera, el agua hizo que por momentos la competencia se viera comprometida y la decisión de correr quedó en manos de los pilotos, quienes decidieron arrancar con neumáticos de mojado, a excepción de Jochen Mass, entonces compañero de James Hunt en McLaren.

El semáforo cambió a verde y con la mayor parte del circuito seco, después de la primera vuelta, la parrilla de pilotos decidió entrar a pits. Lauda no había tenido un buen comienzo, estaba muy atrás, pero con el cambio de neumáticos, a lisos, logró colocarse entre los más rápidos, imprimiendo un ritmo muy fuerte en la segunda vuelta.

f1-lauda-crash-nurburgring-1976-02

La presión de Niki dejaba atrás a todos sus rivales, pero en una de las curvas del viejo circuito el Ferrari 312T2 rompió suspensiones el piloto austriaco perdió el control, pego contra las mallas de protección del lado derecho y regresó a la pista como una bola de fuego. En ese momento fue golpeado por dos vehículos que no lograron esquivarlo, Harald Ertl y Brett Lunger.

Una de las escenas más impactantes que se recuerdan es ver al piloto Arturo Mezario tratando de ayudar al austriaco para sacarlo del monoplaza.

Las intensas llamas de fuego dificultaron la extracción de Lauda del vehículo, los minutos que estuvo entre la cabina hicieron que el austriaco inhalara humo tóxico, los golpes del carro le generaron fuertes contusiones en el pecho, además de las graves quemaduras en la cabeza.

Después de ser extraído del monoplaza, Lauda fue llevado al hospital en helicóptero, al llegar allí fue puesto en coma.

Tras el accidente Niki perdió su oreja derecha, las pestañas y cejas, pese a eso, su pasión por las carreras lo puso seis semanas después nuevamente en competencia, para luchar por el título del Gran Premio de Italia.

Lauda corrió, tras el accidente, en tres carreras antes del cierre de temporada. La competencia que decidiría el campeón fue en Fuji, Japón, bajo una fuerte lluvia. Allí el austriaco tomó la decisión de renunciar a la competencia ante los riesgos de accidentes por el clima, y Hunt logró el tercer lugar.

El piloto de Ferrari perdió el título por un solo punto, 69 contra 68 que le dieron su única corona al británico.

Nurburgring sólo volvió a ser utilizado en la F1 con el trazo más corto, establecido en 1984.