El Campeonato Latinoamericano de Supermoto cumplió con su quinta edición en tierras colombianas, dejando como resultado un título continental que regresa a Colombia, y un balance en general positivo para la Federación Colombiana de Motociclismo que le cumplió a los pilotos nacionales con un año más de este torneo internacional.

La edición 2016 del Supermoto latinoamericano reunió a 15 pilotos representantes de Argentina, México, República Dominicana, Panamá y Colombia, para dos jornadas de aceleración pura en las que se midieron al cronómetro en dos sesiones de prácticas libres y una tanda de clasificación, cerrando el sábado la actividad con el Warm Up y las dos carreras puntuables que definieron la corona latina en la modalidad de supermoto.

El escenario designado fue el Autódromo de Tocancipá, un trazado que presentó una zona de tierra totalmente inédita para los participantes, dejando atrás los kartódromos que habían sido la constante en las anteriores ediciones del campeonato, y en el que predominaron rectas extensas y curvas amplias en la zona de asfalto.

Los colombianos marcaron el ritmo desde la primera práctica libre, registrando los mejores tiempos de la serie y bajando los cronos en cada giro, siendo esta primera tanda el primer contacto de todos los pilotos con el trazado completo y las secciones de chicanas. Para la segunda práctica los tiempos de cronometraje mejoraron y de nuevo fueron los nacionales los encargados de encabezar las clasificaciones parciales, preparando el terreno para lo que serían las clasificaciones al cierre de la jornada.

En sesión de clasificación definitiva para la conformación de la grilla, se vivió un apretado duelo entre Valerio Piedrahita, David Burbano, Juan Camilo Vargas y Daniel Guzmán de Colombia, mientras que los extranjeros luchaban por encontrar el feeling con el trazado y la máquina. Al final la pole fue para Burbano, mientras que Piedrahita sufrió una fuerte caída que lesionó su mano derecha, dejando al antioqueño por fuera de competencia, y con el segundo mejor registro en la clasificación. El mejor extranjero fue Juan Bosco de Panamá que registró el quinto mejor tiempo, mientras que el argentino Hernán Villacreses entraba sexto.

La lucha por el título ya estaba pactada, los tiempos de la jornada de viernes eran una clara radiografía de lo que serían las competencias del sábado, y desde el inicio de la jornada en el Warm Up empezarían a alternarse los puestos de pódium entre los nacionales David Burbano, Héctor Yilén Aguirre y Daniel Guzmán, duelo que se trasladó a la primera serie puntuable y en la que Burbano lograba marcar un ritmo único en el que se imponía con gran ventaja sobre sus contendores.

La segunda carrera del día llegó con el replanteamiento de estrategias, nuevas configuraciones en las máquinas, y toda la ansiedad por ser la salida en la que se definiría el ts hacia adelante la delantera, iniciando una remontada de atrinir las mmo a fotografejor registro en la clasificacias. para motítulo latinoamericano de la modalidad. En la arrancada David Burbano se quedó congelado en la grilla y le dio la ventaja a Guzmán y Yilén para que tomaran la delantera, iniciando una remontada de atrás hacia adelante que para la quinta vuelta lo ponían de nuevo al mando, sin embargo un pinchazo en la llanta trasera cuando comandaba el lote, obligó a Burbano a decirle adiós al título y ponía la tarea de dejar la corona latina de supermoto para Colombia en manos de Daniel Guzmán, quien rápidamente retomó el liderato hasta la caída de la bandera a cuadros, posición que en la sumatoria lo dejaban con el título sobre sus hombros.

El pódium final del campeonato latinoamericano fue para los pilotos locales con Daniel Guzmán como Campeón Latinoamericano, Héctor Yilén Aguirre – Subcampeón Latinoamericano – , y David Burbano con el tercer lugar. Un balance más que positivo para nuestros pilotos que año tras año demuestran que su nivel va en alza.

— Información prensa Fedemoto