Foto: Indycar Media

El futuro de Juan Pablo Montoya es un vacío lleno de especulaciones. Rumores circulan de aquí por la red de que se va o se queda en Penske, cambia de equipo o de categoría e incluso que puede retirarse.

Quisiera empezar este escrito diciendo que siempre he defendido a Juan Pablo a lo largo de su carrera, a pesar de que creo que cometió errores garrafales como los 5 años que pasó en NASCAR dando vueltas y siendo uno más del montón (curiosamente contradiciendo lo que decía que no quería hacer en F1).

Este temporada de IndyCar, a nivel general, me pareció una temporada plana, aburrida y sin mayores emociones. Solo hay que ver que Alexander Rossi pasará a la historia como el ganador de la centésima edición de la Indy 500, un piloto que se le hizo el milagrito y se ganó la lotería sin jugarla. Una temporada para dormir.

Ya entrando en el tema Montoya, como el mismo ha reconocido a USA Today Sports, este temporada tuvo unas 8 carreras malas –la mitad de la temporada- y que a mi parecer en varios pasajes la suerte no le ayudó.

En esas misma declaraciones al medio norteamericano, Juan Pablo decía que miraran los 5 años paupérrimos -el término es mío, pero es la verdad- en NASCAR y que aun así Ganassi lo apoyó y continuó con el equipo hasta que inevitablemente salió –afortunadamente- se allá.

Con Penske la cosa es a otro nivel. El ‘capitán’ ya confirmó a Simon Pagenaud, campeón de la categoría y con patrocinio asegurado por 10 competencias, Helio Castroneves y Will Power, con el patrocinio de sus respectivos autos para toda la temporada ya concretado. El nombre del colombiano solo apareció cuando Roger dijo, “estamos hablando”.

Hay varias cosas en contra de Montoya en este momento: primero, Juan Pablo no tiene un patrocinio sólido para el 2017 más allá de cierto apoyo que tiene de Verizon –realmente ignoro hasta donde va eso-, pero a Penske eso no le alcanza ya que en este deporte primero está la plata y después los resultados.

Segundo, ‘el capitán’ le dijo a IndyStar que para él es clave que los pilotos de su equipo sean unos grandes motores publicitarios para Penske y para los patrocinadores. Si hay alguien que resalta en este rubro es Castroneves que siempre se ha prestado para todo lo mediático y de marketing con el mayor de los gustos. Power y Pagenaud han ido aprendiendo y lo hacen, no al nivel del brasileño, pero de una muy buena forma. Admitámoslo, Montoya siempre ha sido un poco antipático con los medios y todo el marketing.

En tercer lugar, hay un joven de 25 años llamado Josef Newgarden que le interesa a Penske para traerlo a sus filas. Aunque Roger se mantuvo distante del tema –pura respuesta de futbolista desmintiendo rumores de transferencia- dejó entrever la tentación que tiene por el piloto de Tennesse.

El argumento de Penske fue que Newgarden no está disponible ya que tiene contrato vigente con Ed Carpenter Racing. Eso dejaría de ser un impedimento el 28 de septiembre, según lo informó The Indianapolis Star.

Ahora bien, el panorama no parece nada prometedor para Montoya. Según lo que le dijo a USA Today Sports el colombiano quiere continuar en la categoría (donde dijo estar 95% seguro que estará), sea en Penske o en algún otro equipo.

Dicen los rumores que si Newgarden llega a Penske, Juan Pablo iría al equipo de Carpenter para ocupar el asiento que deja libre el norteamericano. Otros hablan de una posible vuelta al equipo Ganassi ocupando el asiento de Tony Kanaan, quien padece una situación similar a la de Montoya y no tiene nada asegurado aún. Algunos más nombran un posible paso a KVSH Racing debido a que uno de los dueños del equipo, Jimmy Vasser, fue compañero del colombiano en la CART a finales de los noventa.

Los más exagerados dicen que no va a correr IndyCar como tal, sino que sería el quinto auto de Penske para Indianápolis.

Montoya, a mi parecer, está un poco comprometido a estas alturas y la otra semana podría definirse todo. La mejor opción, si se da su salida de Penske, es irse con Carpenter a conducir el carro de Newgarden con el que puede pelear carreras, pero no el campeonato.

La opción Ganassi es complicada, porque está Kanaan que es otro veterano de peso en la categoría que no es fácil desbancar.

Si se llega a quedar en Penske –ojalá así fuera- todas estas palabras y rumores se van a la basura. El patrocinio puede conseguirlo, pero si Montoya no cede un poquito y se presta para cuanto evento publicitario se le ocurre a Roger o a las empresas las cosas se complican. Tendría que hacer un 2017 maravilloso ganando Indy 500 o el campeonato para tener la 2018 asegurada, sino, volveré a escribir sobre el futuro de Juan Pablo.

Desde este lugar lo que más espero es que Montoya no se retire, cosa que ha dado a entender no hará. Quiero verlo correr más, ojalá fuera por siempre, pero nada es para siempre y algún día él tendrá que dejar el automovilismo y todos los aficionados colombianos deberemos buscarnos otro ídolo para defender a capa y espada o seguir viviendo de la historia.

 

Ruedas Sueltas: artículos de opinión en ColMotorFans.com. Las opiniones aquí expresadas representan la postura de su autor, y no necesariamente representa las de ColMotorFans.com