Con este triunfo, el equipo alemán se ha asegurado una nueva corona de constructores. Pero Toyota ha logrado mantener vivas las esperanzas en el campeonato de pilotos hasta la fecha final en Bahrain.

En las 6 Horas de Shanghai, realizadas el pasado fin de semana, el 919 Hybrid #1 de Hartley, Webber y Bernhard nunca vio peligrar su victoria. El trio se hizo con el triunfo con casi un minuto de margen y aseguró el segundo título de constructores para Porsche.

Toyota, quienes no tuvieron opciones de luchar por el triunfo, terminaron en las posiciones 2 y 3, dejando abierta la posibilidad de título de pilotos para el trío de Kobayashi, Conway y Sarrazin a bordo del prototipo #6.

En la clase LMP2, el prototipo #36 de Lapierre, Menezes y Richelmi aseguró su corona en el campeonato gracias a su cuarto puesto logrado en esta carrera. La divisional fue ganada en China por el #26 de Roman Rusinov, Will Stevens y Alex Brundle.

En la categoría GTE-Pro, Ford convirtió su primera línea de parrilla en un doblete, con el #67 de Tincknell y Priaulx logrando su segunda victoria consecutiva tras la de Fuji.

Para la clase GTE-Am el Aston Martin #98 de Pedro Lamy, Paul Dalla y Mathias Lauda, logró su quinta victoria de la temporada.