El veterano ‘Smoke’, quien anunció su retiro como piloto a tiempo completo en NASCAR luego de la próxima carrera en Homestead, no dejará completamente la actividad.

El hizo lo que los expertos dijeron que era imposible: salir de un equipo donde obtuvo dos campeonatos de Copa Sprint, apropiarse de una escuadra poco exitosa hasta entonces, y volverla la casa referente de la categoría en tan solo tres años.

Por cosas como esta es que Tony Stewart es ampliamente reconocido como el AJ Foyt de su generación, aunque él lo refute comentando que es un “sinsentido”, debido a que es un corredor muchas veces polémico pero que en cualquier momento puede luchar por el liderato, ganar y apostarle a títulos bajo cualquier condición.

El éxito en NASCAR lo hizo famoso. Pero muchos de los momentos que han llevado a Stewart la satisfacción más personal han sido en óvalos de tierra, por fuera de las obligaciones de los patrocinadores y medios de comunicación, frente a unos pocos cientos de fans.

Y eso es lo que explica por qué Stewart, a los 45 años, está listo para ir a divertirse: “Conducir un auto de la Copa Sprint no me hace feliz en este momento”.

Este fin de semana Stewart pone fin a su carrera de 18 años ininterrumpidos en NASCAR, con motivo de la Ford EcoBoost 400 en el óvalo de Homestead.

Pero no será el final de su carrera como piloto: Stewart ha confirmado que competirá en Texas el próximo mes de abril en una competencia de Sprint Cars en tierra, volviendo a sus raíces.

“Esa es una de las dos que tenemos confirmada en mi agenda hasta ahora”, dijo. “Estoy emocionado por ello. Es lo que quería hacer de todos modos. Yo quería volver a las pistas de tierra y sé que en Texas tienen una pista hermosa”.

Tony Stewart tiene tres campeonatos de la Copa Sprint y 49 victorias en la serie principal de NASCAR, incluyendo dos victorias en la Brickyard 400.

— Con información de NASCAR Media