Lewis Hamilton es acusado por la escudería Mercedes de obviar instrucciones del equipo y poner sus propios intereses por encima del conjunto. Podrían venirse sanciones, multas e incluso el despido del piloto británico.

La polémica acción del piloto británico se da cuando empieza a bajar deliberadamente la velocidad estando de líder, tratando de que Sebastian Vettel (Ferrari) y Max Verstappen (Red Bull), superen a Rosberg y quede este en cuarto lugar. Hamilton ignoró las órdenes de equipo que le pedían que acelerara, e incluso tuvo una discusión con el director ejecutivo Paddy Lowe.

Uno de los involucrados, Sebastian Vettel, ha reconocido que “detrás de Nico iba [Vettel] más rápido debido a que Lewis estaba disminuyendo la velocidad”. Adicionalmente el piloto de Ferrari reconoció que quería ganar la carrera, pero “tenía en cuenta que estaban luchando [Hamilton y Rosberg] por el campeonato”. Vettel terminó criticando a Hamilton diciendo que “fue una situación difícil al final con Lewis usando trucos sucios”.

Toto Wolff, jefe de Mercedes, ha salido a tildar la actitud de Hamilton como “anárquica” y dio a entender que pueden venir sanciones y multas fuertes contra Lewis.

“No sé qué decisión tomaremos. Todo es posible, incluso permitirles que, el año que viene, luchen abiertamente por la victoria sin órdenes de equipo. […] O, quizás, seamos más duros al sentir que nuestros valores no fueron respetados. Puede ocurrir una gran variedad de cosas”, dijo Toto Wolff, jefe de Mercedes, con respecto a la situación.

“Se crean valores, y tienes que respetar esos valores. Hacer eso en público significa que te estás poniendo por encima del equipo, es muy simple. La anarquía no funciona en ningún equipo ni ninguna empresa”, añadió Wolff.