Foto: McLaren Honda / Twitter

Según indicó Eric Boullier, director del equipo, la relación entre McLaren y Honda está “en máxima tensión”.

Nuevas fallas en su unidad de potencia han llevado a terminar temprano la primera jornada de la segunda semana de entrenamientos. En esta ocasión se ha reportado un “fallo eléctrico” que ha dejado al equipo inglés con 34 vueltas completadas en este primer día de la segunda semana de ensayos.

“Hemos detectado un problema eléctrico con la unidad de potencia del coche de Stoffel [Vandoorne]. Intentando maximizar el tiempo en pista, optamos por reemplazarlo e investigar más cuando el motor esté ya retirado. El motor era de la misma especificación que el utilizado en la primera semana” se indicó en un boletín de prensa del equipo.

Aunque hubo avances en las pruebas realizadas por el joven piloto belga, Eric Boullier aseguró que la situación no es fácil para el equipo:

“La mañana fue bastante bien. Hicimos nuestro programa con la aerodinámica y algunos cambios de configuración. Desgraciadamente tuvimos que parar. Es frustrante para todos. Cuando no se tienen demasiados días de test, tienes que sacar el máximo provecho de ello.”

Con respecto a la relación con Honda, Boullier fue claro en decir que estos problemas han afectado la armonía del equipo:

“Obviamente estamos en la F1, estamos compitiendo y tenemos que lograr resultados así que la presión obviamente es enorme y sin dudas ponemos el máximo de presión en nuestra relación con Honda y ellos también. No podemos equivocarnos. Tenemos que poder contar con el mejor auto posible, esto es para las dos partes” comentó en declaraciones a Motorsport.

Recordemos que, durante la primera semana de las pruebas, una falla en el depósito de aceite del motor obligó a Honda a rediseñar su motor, perdiendo más de la mitad del tiempo de las pruebas y limitando notablemente el tiempo de desarrollo para Vandoorne y su coequipero, Fernando Alonso.