El piloto argentino José María López, en su carrera de debut con Toyota en el FIA WEC, tuvo un fuerte accidente.

El choque se dio en medio de la primera carrera de la temporada, las 6 Horas de Silverstone, cuando su prototipo LMP1 marcado con el número 7 perdió el control en la curva Copse, una de las más rápidas del circuito inglés, y chocó contra el muro de llantas a más de 200km/h.

El piloto argentino fue llevado al centro médico del circuito y luego de múltiples exámenes, fue dado de alta sin inconvenientes.

El auto Toyota fue reparado y continuó su marcha en la carrera, finalizando en la posición 23. Su auto hermano fue el ganador de la competencia.