Foto: Pereira Racing / Sergio Nicolay Vargas

El piloto colombiano Daniel Pereira, quien completó el Rally Baja Inka el pasado domingo junto a su equipo, habló sobre su aventura en Perú.

Fueron más de 500km de competencia en dos días, aparte de todo el trabajo administrativo y el desgaste físico y mecánico de llevar su auto Mitsubishi Montero desde Bogotá hasta Asia, la población peruana donde se llevó a cabo la Baja Inka 2017.

Pero todo esto fue superado por el equipo Pereira Racing, con Daniel Pereira como piloto y Federico Mosquera como su navegante, quienes cumplieron sus expectativas y llegaron a la meta de la carrera peruana, preparatoria para el Dakar 2018.

“Fue un rally muy complicado, iniciando por la llegada desde Colombia hasta Perú con el carro, con repuestos, fue una odisea, un recorrido muy largo, pero finalmente logramos sacarlo adelante” comentó, sobre la ida hasta Perú, Daniel Pereira.

“El rally muy difícil, unas dunas muy complicadas, muy largas con muchas pendientes y nosotros sin la experiencia, pues éstas son muy diferentes a las que tuvimos la oportunidad de conocer, en el Dakar, Federico y yo.”

“El clima fue controlable pero lo más difícil de la carrera fue la navegación, pues el recorrido planteaba unos circuitos y debíamos recorrer unos puntos específicos dentro de un espacio determinado lo cual exigía una navegación muy precisa, y las huellas de los otros carros en el desierto lo hacían más complicado.”

“Finalmente tuvimos la confianza y aprendimos a leer las dunas para evitar el peligro porque en cualquier momento te podías volcar.”

“Aprendimos mucho pero nos enfrentamos a carros muy bien armados, construidos para correr en la arena y afrontar las dunas. Eso nos hizo entender que nuestro vehículo necesita unas modificaciones para hacer que se desempeñe bien en este tipo de terrenos. Por eso tomamos la decisión de regresarlo a Colombia para realizarlas y la idea es volver para la segunda etapa del Inka en septiembre y ojalá poder hacer algunas prácticas dentro del desierto.”

“El balance es positivo y seguiremos preparándonos para lograr el objetivo” finalizó el corredor colombiano.