Foto: Indycar Media

Juan Pablo Montoya cerró el capítulo del Indycar GP e Indianápolis, y ahora su objetivo se centra en buscar su tercer triunfo en la Indy 500.

Con problemas de agarre durante toda la tarde, lo que lo llevó a ceder mucho terreno en la segunda parte de la carrera, el piloto bogotano no pudo demostrar sus capacidades en su carrera de regreso de la Indycar Series.

Especial #ColombiaEnIndy – entra y conoce todo sobre nuestros pilotos en Indy 500

Habiendo partido desde la quinta casilla de la grilla de partida, su rendimiento cayó al cabo de pocas vueltas, acusando problemas de agarre aún cuando utilizó las llantas rojas -de compuesto suave-, algo que se agravó mucho más al cambiar a las llantas negras, mucho más duras.

También habló Muñoz: “otra carrera muy complicada” – click aquí

Para el tercer turno de carrera, nuevamente con llantas rojas, mejoró notablemente el rendimiento de su auto, pero no le alcanzó para ir más allá de la décima posición final.

“No tuvimos el ritmo que esperábamos en el auto 22. Tuvimos problemas con las llantas rojas en la primera tanda, creo que dejamos algunas ampollas en las ruedas traseras y perdimos tiempo. Cuando logramos regresar a la 9na o 10ma posición, nos quedamos allí por el resto de carrera”.

“Fue un fin de semana divertido, pero ahora nos enfocamos en las 500 Millas de Indianápolis. Esa es la carrera que queremos ganar y es en la que nos estamos enfocando a partir de ahora”.

Las primeras prácticas para la Indy 500 comienzan este lunes, con una esión de 6 horas de pista abierta.