Gustavo Yacamán, Nicolás Pohler y Fabrizio Crestani registraron en Silverstone el mejor resultado de la temporada para el Team Lazarus.

Yacamán recibió el auto de manos de un conservador Nicolás Pohler, que no pudo mantener tiempos de vuelta consistentes con el grupo. Poco a poco fue perdiendo posiciones que lo llevaron hasta la casilla 30. Una bandera amarilla neutralizó el final de la primera hora de carrera, la cual aprovechó el equipo para para llamar al piloto alemán y que entregará las acciones al colombiano.

Con llantas usadas Yacamán regresó a pista en la casilla 12. Al momento de la verde el Tigrillo atacó hasta llegar a la novena posición de carrera, donde se logró mantener todo su turno, resistiendo la presión de otros autos más rápidos.

Entregó el auto a Crestani para la hora final. El italiano inmediatamente impuso los mejores tiempos del auto en carrera, pero tuvo que conformarse con la casilla 14 final.

“Fue una carrera bastante difícil como todas, logramos hacer una excelente parada cuando salió la bandera amarilla justo sobre la hora y entramos en el momento perfecto, logramos recuperar muchas posiciones Polher estaba sobre la posición 25 y logramos salir de novenos, manteniendo el carro en el top 10 durante el turno de la mitad, por bastante tiempo” comentó Yacamán.

“El auto no tenía el ritmo ni la velocidad de los demás, pero podía bloquear y no dejarlos pasar tan fácil, fue un turno muy difícil para mi con muchísima presión todo el tiempo” agregó.

“Es un campeonato muy difícil, mucho nivel. Aquí no estamos vendiendo humo, estamos en la boca del lobo y estamos dando todo. Trabajamos mucho para mejorar” concluyó el vallecaucano.

Zolder (Bélgica), del 2 al 4 de junio, será la próxima cita del piloto colombiano con el Blancpain GT Series.