Foto: GP3 Series

A pesar de una pretemporada positiva y fructífera, la piloto bogotana tuvo dos carreras compliacadas en España en el arranque de la GP3 Series.

Con dos carreras disputadas en el Circuito de Barcelona-Cataluña, la GP3 Series inició su temporada 2017. Allí estuvo presente la colombiana Tatiana Calderón, quien no tuvo los resultados esperados pues su auto DAMS no estuvo a la altura de sus competidores, y tuvo que conformarse con un puesto 14 en la carrera del sábado, y un abandono el domingo tras un contacto con el holandés Steijn Schothorst, que la llevó a tener una rotura en la suspensión.

El equipo y Tatiana no consiguieron extraer el potencial del auto en clasificación, donde a pesar de haber superado a uno de sus compañeros de equipo apenas obtuvo el puesto 18.

“Quisiera decir que mi fin de semana en la GP3 fue bueno pero ha sido lo contrario. Sin embargo quedan muchas lecciones que esperamos nos ayuden a encontrar un poco el camino pues como equipo no hemos sido lo competitivos que esperábamos.”

“Antes de la siguiente carrera tendremos dos días de pruebas en Budapest que aprovecharemos mucho con mi equipo para llegar en un mucho mejor punto a la próxima carrera en Austria.”

El paso de la categoría por Barcelona marcó, además, su primera experiencia como parte del equipo Sauber F1 en un Gran Premio en su rol como piloto de desarrollo:

“Fue una gran experiencia poder acompañar al equipo Sauber durante el fin de semana, especialmente porque consiguieron sumar sus primeros puntos de la temporada. Vivirlo desde dentro, ver como ejecutaron el plan, seguir la interacción, comunicación de los ingenieros con pilotos, estrategas, técnicos, etc., me ha dado una idea muy clara de cómo aunque el piloto es quien al final se lleva buena parte del crédito, el resultado es fruto de un trabajo en conjunto.”

— Con información prensa oficial