Foto: Indycar Media

El colombiano Juan Pablo Montoya finalizó en la sexta posición en su quinta participación en las 500 Millas de Indianápolis, siendo el mejor colombiano de la carrera.

Fue una de las carreras más duras para Montoya en Indianápolis, pues su auto no tuvo velocidad para hacerle frente para los Honda que dominaron la mayor parte de la carrera. Sin embargo, remontar desde la casilla 18, luego cayendo hasta el fondo por problemas en su primera detención, y finalizar a las puertas del top-5 es sin dudas un buen resultado dadas las circunstancias de carrera.

Así evaluó Montoya su participación en la edición 101 de las 500 Millas, siendo además su segunda carrera -y por ahora última- de la temporada con el equipo Penske:

“Tuvimos un problema al principio con una inesperada fuga de gasolina en la curva 3. Esto nos llevó a perder muchas posiciones. Desde allí volver a donde terminamos fue genial. Fuimos P12 o P13 la mayor parte del día.”

“El carro se comportó muy bien al final de la carrera, pero no teníamos balance, entonces le dije a los chicos en la última parada ‘vamos a tomar parte de esto y a hacer que el coche cobre vida’. Me hubiera gustado haber tenido algunas vueltas más al final”.

Se espera más información oficial de parte del piloto colombiano sobre si tendrá más carreras en Indycar este año. Por el momento su agenda apunta a Europa, donde estará con su hijo Sebastián en competencias de kartismo junto a su equipo Team Montoya.