El piloto a cargo de llevar el auto NASCAR en la exhibición de Goodwood no pudo controlar su máquina y recorrió apenas unos metros de la pista.