El alemán se quedó con una nueva victoria, sufrida y emocionante. Raikkonen selló el 1-2 de Ferrari.

Vettel salió primero en Hungría y acabó primero, pero no todo fue sencillo, sobretodo en la segunda mitad de carrera. Al alemán lo acusaron los problemas que tuvo en la dirección, y las quejas de su compañero de equipo Kimi Raikkonen presionando por radio para que le dejaran pasar.

Pero Ferrari mantuvo el orden y así acabaron delante de ambos Mercedes, donde sí hubo órdenes de equipo. Pidieron a Bottas que cediera su tercera plaza a Hamilton para intentar pasar a Kimi, pero no pudo y Lewis le devolvió la posición en la misma línea de meta para que acabase en el podio.

Por detrás, el protagonista fue Alonso, quien después de perder la posición con Sainz en la salida y adelantarle tras parar en boxes en un bonito duelo en el que incluso se llegaron a tocar, marcó la vuelta rápida de la carrera desde la sexta plaza.

Detrás de Fernando y Carlos, Pérez, Ocon y Vandoorne completaron el Top 10. Hulkenberg, Di Resta y Grosjean tampoco completaron la carrera.

El Gran momento de la carrera fue en la arrancada, cuando la dupla de autos del equipo Red Bull Racing tuvieron un contacto entre sí, donde Daniel Ricciardo salió perjudicado con daños en la suspensión de su auto.