Hoy se cumple un año más de una de las imágenes más controvertidas de la Fórmula 1 del siglo XXI: la lucha Alonso-Hamilton en Hungría 2007.

Un día como hoy en 2007, en el marco del Gran Premio de Hungría, se presentó una de las polémicas más grandes de la Fórmula 1 de las últimas décadas.

En pleno apogeo por la pelea interna en McLaren, entre Fernando Alonso y Lewis Hamilton, estalló la relación de los dos pilotos cuando, en las pruebas de clasificación de aquel Gran Premio, el español se detuvo por más tiempo del que pareció necesario en el pit del equipo, retrasando la estrategia de Hamilton.

Esto derivó en que Alonso pudiese dar una vuelta más de clasificación, algo que al final lo favoreció en los tiempos, y perjudicó al británico Hamilton, quien no tuvo el tiempo suficiente para dar una vuelta más y quedó en desventaja.

Lo que se ve luego de este proceso en los pits es a un Ron Dennis -entonces jefe del equipo inglés- discutiendo con el fisioterapeuta de Alonso, y acto seguido le retira sus equipos de comunicaciones.

La vuelta extra que pudo dar Alonso lo impulsó a la pole position, superando a Hamilton en esta clasificación, algo que además es un factor importante de ventaja en el circuito húngaro.

Sin embargo, la FIA sancionó posteriormente a Alonso con cinco puestos de penalización en la grilla, perdiendo la pole. Adicionalmente, al equipo McLaren se le sancionó, al no permitirle sumar puntos para el campeonato de constructores en esta carerra.

Queremos conocer tu opinión:
¿Habrías aguantado en la salida de los pits como lo hizo Alonso?
¿Cómo reaccionarías si estuvieses en la posición de Hamilton ese día?