Con un manejo excepcional y un cambio de moto en el momento preciso, el piloto de Honda se apuntó una victoria contundente en República Checa.

Marc Márquez se quedó con el triunfo en el Gran Premio de la República Checa, en el regreso a competencias del MotoGP luego de un mes de receso de verano. El de Cervera supo leer mejor que nadie el clima cambiante que golpeó la región de Brno durante el día, anticipando un cambio de moto para pasar a llantas de piso seco y sacar una cómoda ventaja.

El resto de pilotos tardaron más de una vuelta en entrar, con respecto a Márquez, y vieron arruinadas todas sus opciones de victoria. En la vuelta siguiente entraron la mayoría de pilotos, pero Márquez ya tenía la ventaja suficiente como para pasearse en busca de su tercera victoria del año. Dedicó su triunfo a Ángel Nieto levantando sus brazos hacia el cielo.

El segundo puesto fue para Dani Pedrosa (Repsol Honda Team). El catalán demostró un gran ritmo, aunque entró una vuelta más tarde que su compañero a cambiar las gomas. Fin de semana positivo para Honda: consigue un doblete que sirve a Márquez para distanciarse en el campeonato a 14 puntos de Viñales y a 21 de Dovizoso.

Rossi terminó cuarto luego de una espectacular remontada desde el puesto 14 tras su cambio de moto, y se batió en la última vuelta con Cal Crutchlow (LCR Honda), que terminó 5.º, culminando una escalada que le mantiene vivo en el Mundial.

El campeonato mundial continuará en próximo 13 de agosto en el circuito Red Bull Ring, con el Gran Premio de Austria.