Aunque fueron pocas carreras, su última carrera de la temporada en Gateway mostró evolución en su re-adaptación a los Indycar.

Luego de más de un año sin competencias, el bogotano Sebastián Saavedra tuvo este 2017 la oportunidad de competir en varias carreras de la Indycar Series, recuperando de alguna forma el tiempo perdido. En lo que fue su última presentación del año, Saavedra finalizó 11mo tras haber arrancado desde la casilla 21.

En el regreso del campeonato al óvalo de Gateway, el colombiano siguió su proceo de adaptación y ayudó a su equipo a mejorar la configuración del auto, algo en lo que Saavedra se ha ganado una buena reputación, de cara a las dos últimas carreras de la temporada en Watkins Glen y Sonoma.

Así evaluó ‘Seb’ su última carrera del año:

“Tuvimos una carrera muy interesante, un poco loca. El frío y la noche sin duda hizo que el auto fuese bastante resbaladizo, lo que hizo que un par de autos se despistaran. Por mi parte, todavía estoy en un proceso de aprendizaje. Una vez me sentí cómodo, me las arreglé para empezar a acelerar. Todo el equipo Schmidt Peterson Motorsports hizo un trabajo increíble durante la noche para poner un buen auto y que me dio la confianza para empezar a avanzar desde la parte posterior.”

“Nos aprovechamos de algunas amarillas, lo que nos puso en una buena batalla por el top 10. Tuvimos problemas en los reinicios, pero afortunadamente logramos superarlos y seguir avanzando.”

Por ahora su ciclo con el equipo Schmidt-Peterson ha llegado a su final. Pero Saavedra es consciente que su trabajo podría darle una nueva oportunidad en la Indycar de cara a 2018.

“Tengo que agradecer a todos en la organización SPM. Realmente me recibieron como uno de ellos. Para ser honesto, me sentí como en casa. Les deseo a todos lo mejor, no importa lo que suceda ahora. Estoy muy contento de poder haber tenido esta oportunidad”.