De una lesión importante y la baja por más de un año, a un sexto lugar en su camino a volver al Rally Dakar. El paisa Nicolás Robledo lo hizo.

En medio de muchas noticias de eventos deportivos que se cocinan en Colombia por estos días -eliminatorias de fútbol, ciclismo- queda espacio para poco más. Pero una de esas historias que se ha construído en la última semana fue, sin lugar a dudas, el retorno destacado del dakariano Nicolás Robledo.

El antioqueño realizó la travesía hasta el norte de Argentina, sede de la dura competencia Desafío Ruta 40, parte de la preparación obligada para todos los latinoamericanos -y muchos europeos- que aspiran a tener un cupo en la edición 2018 del rally más duro del mundo. Autos, Motos y Quads se le midieron a los áridos terrenos gauchos, y el colombiano cumplió su labor. Y con creces.

Durante cada día, Robledo fue aprendiendo del terreno, poniendo en práctica todo lo que ha aprendido durante sus aventuras en el offroad dentro y fuera de Colombia, y cuidando su estado físico luego de una difícil recuperación. Pero también sacó su lado humano, ayudando a un compañero de su equipo de quads a llegar a la meta de una de las etapas. Un gran gesto de caballerosidad y profesionalismo.

Al final de cinco extenuantes días, Robledo finalizo sexto en su categoría Quads 4×4, y festejó en el podium de llegada en Tucumán, Argentina, con una medalla merecida luego de tanto tiempo de espera.

¿Qué sigue ahora? Robledo no ha confirmado si estará en el Dakar 2018, pero de seguro que esto le habrá dado una idea clara de su estado físico pensando en el rally que pasará por Argentina, Bolivia y Paraguay el año entrante. Lo cierto es que, luego de un año de preparación, recuperación y mucho sacrificio, verlo de regreso en el quad es la mejor recompensa. Y si viene acompañado de una medala, mucho mejor. ¡Felicitaciones Nicolás!