El piloto finlandés, único de Ferrari que vio la bandera a cuadros en el Gran Premio de Japón, aseguró que se debe trabajar para evitar las fallas.

Tercera y última carrera de la pequeña gira asiática de la Fórmula 1, y tercera competencia donde los autos de la Escudería Ferrari tuvieron problemas. En esta ocasión, a tan solo 4 vueltas de haber arrancado la competencia, el alemán Sebastian Vettel debió abandonar por fallas en una bujía de su motor.

Su coequipero Kimi Raikkonen remontó posiciones y logró finalizar en la quinta casilla con garra y coraje, sumando puntos valiosos para el campeonato de constructores y mermar, de alguna manera, lo ocurrido con Vettel.

“Nuestra posición de partida hoy no era ideal. Hice un buen comienzo con los neumáticos blandos y en la primera vuelta traté de ganar algunas posiciones, pero cuando traté de pasar un Renault corrí y perdí algunos lugares; así que tuve que hacerlos volver.  Obviamente, el resultado final está lejos de ser el mejor posible.”

“En cuanto a Sebastián, no sé qué pasó; hemos hecho muchas mejoras en los últimos años como equipo, pero ahora, por alguna razón, de repente parecemos tener problemas técnicos que surgen de la nada. Es un poco extraño, nuestros autos funcionan perfectamente y de repente el domingo hay un problema que nadie espera. Hay algo de trabajo por hacer en ese lado.”