El experimentado piloto, de 45 años de edad y sin un lugar confirmado para 2018, ganó la Phoenix 500 y le quitó el cupo a la gran final por el título al joven Chase Elliot.

A solo nueve vueltas del final de la Can-Am 500 en el Phoenix Raceway, Matt Kenseth adelantó a Chase Elliott, de 21 años, para arrebatarle el primer lugar y la posibilidad de su primera victoria en la máxima serie de la NASCAR, para ganar por primera vez en 51 carreras.

Fue la 39na. victoria de Kenseth en la Monster Energy NASCAR Cup Series, con lo que evitó que Elliott avanzara a la carrera por el campeonato el próximo domingo en el Homestead-Miami Speedway, donde el fabricante Chevrolet no tendrá representante.

La victoria de Kenseth fue en beneficio de Brad Keselowski, quien sobrevivió una mediocre carrera para sumar suficientes puntos para avanzar a la Championship 4.

Kenseth ganó por segunda vez en su carrera en Phoenix, pero su visita a Victory Lane fue agridulce ante su inminente salida del equipo Joe Gibbs Racing, que firmó al novato Erik Jones para reemplazarlo como piloto del Toyota No. 20 a partir de la próxima temporada.

“Es algo indescriptible”, dijo Kenseth. “A solo dos (carreras), no pensaba que tuviéramos otra oportunidad de regresar a Victory Lane … no sé cuántas carreras – seguramente alguien te lo dirá en algún momento, pero han sido 50 o 60 (sin ganar) … ha pasado mucho tiempo.

Keselowski, quien tuvo que pelear contra un auto con problemas que lo relegó al puesto 16 al final, uno adelante sobre Ryan Blaney, quien arrancó desde la Pole Position, avanzó a la carrera por el campeonato en Homestead, donde competirá junto a Kevin Harvick, Martin Truex Jr. y Kyle Busch por el campeonato de la serie.

Truex Jr. quien encabeza la Clasificación de los Playoffs, terminó 3ro. el domingo, seguido por Jones y Harvick para completar el Top 5. Le siguieron Jamie McMurray, Kyle Busch, Ricky Stenhouse Jr., Aric Almirola y Dale Earnhardt Jr. en el Top 10.

Jimmie Johnson, quien como Elliott necesitaba una victoria para avanzar a Homestead, perdió toda posibilidad cuando su auto sufrió una llanta pinchada en la vuelta 150, que lo dejó fuera de la carrera y eventualmente terminó en el puesto 39.

— Información de NASCAR Media