Una lesión por fuera de las pistas acabó con su sueño de correr en 2017. Ahora, recuperado y mejor preparado que nunca, está listo para la edición 40 del Dakar.

colombia-en-el-dakar-2018-header copy

Entra a nuestro especial #ColombiaEnElDakar – click aquí

“Me quedé muy triste por no poder participar de la edición 2017. Me lesioné jugando al fútbol, estuve seis meses parado”

Así comienza su relato Nicolás Robledo, el antioqueño que estaba con todo listo para disputar la edición 2017 del rally más duro del mundo, pero a pocas semanas de la aventura tuvo que decir adiós.

Ahora, es el momento de su revancha, y viene haciendo una preparación rigurosa para ‘sacarse la espina’ de su lesión de 2017 y su retiro de 2016, cuando disputó el Dakar por primera vez.

“Recién pude volver este año en el Desafío Ruta 40, donde llegué a estar 3º en una etapa. Hicimos el chequeo del estado de mi rodilla y vamos bien, creo que ahora tendré revancha y podré desquitarme de mi abandono de 2016. Por suerte, mi trabajo me permite sacar el tiempo necesario para prepararme físicamente y poder enfrentar las exigencias del Dakar. Mi meta solo es terminar.”

Los retos de esta edición 40, con el regreso de Perú y siete días a puras dunas en el desierto, llevan consigo una carga emocional importante para todos los competidores. Y Nicolás no es ajeno a esa expectativa.

“La única incertidumbre para mí serán las dunas de Perú, ya que desde 2014 no compito en ese país. Lo que más me gusta del Dakar son los caminos de Argentina.”

Finalmente, es un momento especial para Robledo. El Dakar es su sueño, y se enorgullece de volver a competir luego de un año de ausencia.

“Volver a correr esta competencia es increíble. Nadie es capaz de describir lo que se siente al correr al Dakar, excepto los propios pilotos. La energía no se acaba nunca ante las ganas de seguir ”.