El equipo de los colombianos Mauricio Salazar Sierra y Veláquez tuvieron que abandonar la carrera en la etapa 13, a un día de finalizar el Dakar 2018.

En el recorrido entre San Juan y Córdoba los colombianos no pudieron resolver los daños acumulados en su Toyota #363, la cual vino acusando desgastes sobretodo luego del tramo de llegada a San Juan, donde estuvieron detenidos más de 6 horas con un daño en la suspensión.

Este viernes, después de permanecer mucho tiempo detenidos en el camino al Waypoint 2, tuvieron que hacer el llamado de asistencia oficializando su retiro, que fue confirmado rato después a través de sus redes sociales.

Sin embargo, el rendimiento mostrado por el MS2, con un presupuesto limitado, con objetivo claro de impulsar recursos para la Fundación Alejandra Vélez Mejía para niños con cáncer, y con la garra y coraje que los ha identificado en sus competencias, debe dejar un buen balance, pues además estuvieron a una etapa de cumplir su objetivo de carrera de haber finalizado dentro del top-50 de la general.