El director deportivo del equipo Mercedes AMG F1, los actuales campeones mundiales, ha mostrado su evidente descontento por el sistema que debuta este año en los monoplazas de la Fórmula 1.

Los comentarios salieron a la luz durante la presentación oficial del nuevo W09 EQ Power+, el auto con el cual el equipo alemán espera llegar a su quinta corona consecutiva de constructores y pilotos: 2014, 2015 y 2017 con Lewis Hamilton, y 2016 con Nico Rosberg.

Una vez presentado el auto, Toto Wolff (director del equipo), expresó su tajante opinión, la cual es compartida por muchos seguidores y otra parte del ‘paddock’, en lo que ha sido el cambio reglamentario más polémico de los últimos tiempos en la categoría:

“No estoy impresionado con todo esto, y si me das una motosierra lo eliminaría” dijo Wolff. “Pienso que tenemos que mirar por la seguridad del piloto, pero lo que hemos implementado es antiestético. Tenemos que encontrar una solución que simplemente se vea mejor. Es un peso enorme en la parte superior del coche, arruinas el centro de gravedad. Por mucho que sea impresionante ver la estadística de que puedes poner un autobús encima, esto es un coche de Fórmula 1”.