Foto: MotoGP / Twitter

Sin duda una de las carreras más extrañas en mucho tiempo se dio este domingo en el GP de Argentina de MotoGP.

Será una carrera para recordar por mucho tiempo, desde el clima, el previo, la partida demorada, los cambios de moto, las polémicas, y un capítulo más de la batalla Rossi-Márquez… y eso que no hemos hablado de la pole de Jack Miller y el triunfo de Cal Crutchlow.

La salida fue retrasada por un masivo cambio de motos, donde todos los pilotos a excepción de Jack Miller, quien partió desde la pole, optaron por entrar nuevamente a los pits estando ya en la grilla, para cambiar a moto con llantas de piso seco.

Miller, quien ya tenía de antemano llantas de piso seco, exigió el respeto del reglamento y arrancar en solitario en la grilla, pero ello no ocurrió: las autoridades del MotoGP optaron por una ‘decisión salomónica’ y colocaron a Miller en la pole, y a las demás motos detrás del cajón 24 de la grilla de partida.

Pero el drama de la arrancada no acabo ahí. Marc Márquez fue protagonista antes del apagado de los semáforos, con fallas en la arrancada de su moto. tuvo que andar a contramano para reubicarse, lo que le costó una sanción de ‘ride through’ en los pits.

Después, el español daría más trabajo a los comisarios, golpeando varias motos de sus rivales en su intento por remontar, entre ellos a Aleix Espargaró y a Valentino Rossi, quien luego le reclamó en rueda de prensa y que le generó al de Cervera un recargo de 30 segundos sobre su resultado final.

Entretanto, Miller no pudo contener los ataques de Cal Crutchlow, Johann Zarco y Alex Rins más allá de la mitad de carrera. Estos tres fueron quienes definieron la carrera y el podium, dejando al británico del equipo LCR Honda como vencedor, sumando el triunfo 750 de Honda y pasando a liderar el campeonato de pilotos. Zarco fue segundo y Rins tercero, con Miller finalizando en la cuarta posición.

La próxima carrera será en Texas, Estados Unidos, el 22 de abril.