El piloto colombiano disputó la segunda fecha de la Indycar Series 2018, el Gran Premio de Phoenix, su primer óvalo del año.

Gabby Cháves se enfrentó a uno de sus desafíos más fuertes en su temporada de regreso a la Indycar. El óvalo de Phoenix, rápido, técnico, con un desafiante manejo del tráfico y los neumáticos, fue la segunda carrera del año para el bogotano y su equipo Harding Racing, quienes siguen acumulando experiencia.

Durante las prácticas fueron mejorando con cada milla recorrida, y en las pruebas de clasificación se ubicaron en la posición 19. Para la carrera, la consigna fue estar lejos de problemas, y así lo hicieron tanto el piloto como su equipo, finalizando la carrera en la posición 15, a una vuelta del ganador Josef Newgarden.

Esto dijo Gabby luego de la carrera:

“Fue una noche larga y difícil para nosotros. A pesar de no haber tenido la carrera que queríamos, pudimos aprender muchas cosas que nos ayudarán a desarrollar el automóvil y avanzar más rápido. Estuvimos ahí, aprendimos y gané mucho. Ahora mantendremos la cabeza alerta y esperamos la próxima, volveremos la página y seguiremos avanzando hacia Long Beach “.