Max Verstappen (vía Twitter)

Si bien en los últimos años con la incursión de Max en la Fórmula 1 es más habitual escucharlo, algunos, un poco más grandes, aún recordamos con algo de rabia aquel Gran Premio de Brasil 2001.

Era la tercera carrera de aquella temporada. Juan Pablo Montoya, recién llegado a Williams, lideraba con cierta comodidad en Interlagos. Era el idilio colombiano; ¡por primera vez un piloto de estas tierras iba a ganar en F1! Pero no, faltó el centavo para el peso por culpa de Jos Verstappen.

Ese Arrows, que iba último, embistió a Montoya. Desde la comodidad de mi casa ese día lancé infinidad de improperios para aquel holandés, un piloto del ‘montón’, que pasó por la F1 con más pena que gloria.

Afortunadamente su hijo Max [Verstappen] resultó mejor piloto que el papá. Si bien ganó en el GP de España 2016 en su primera carrera en Red Bull, y tuvo una excelente temporada ese año yendo 5 veces al podio, lo que mostró en Brasil bajo la lluvia fue impresionante.

Lejos de hacer el tipo de barbaridades que realizaba su papá a la salida de la recta chocando al líder por frenar tarde, Max dio cátedra de conducción en el agua. Pasaba autos por fuera de la línea ideal, salvó el auto de chocarse en las curva 15 de manera brillante y llegó al podio en esa carrera. Chapéu Max, chapéu.

Para 2017 la cosa no anduvo tan bien y entre los abandonos y la polémica Max siguió mostrando su talento (por ejemplo, la largada en China o Italia) y obtuvo victorias en Malasia y México. Sin embargo, su sangre Verstappen salió a relucir con algunas acciones polémicas: el toque y sacada de pista a Daniel Ricciardo en Hungría; el sobrepaso ilegal en EE. UU. que al final FIA anuló; las peleas con Lewis Hamilton y Sebastian Vettel, por mencionar algunas.

Con estos 2 últimos pilotos ha tenido ya sus primeras –y esperemos que últimas- polémicas en 2018.

En Bahréin se tocó con el piloto de Mercedes entrando en la curva 1, lo cual lo terminó sacando de la carrera a Verstappen y complicando un poco más al campeón del mundo. En China volvieron a encontrarse, aunque esta vez el holandés terminó fuera de la pista, en parte creo, porque Hamilton hace un movimiento intimidatorio hacia la derecha. La FIA, la FIA….

Pero la cereza del pastel, el momento clave cuando Max demostró que es un Verstappen, fue el choque con Vettel intentando meterse por un sitio que no cabía. ¡Era inevitable el accidente! Ya había ocurrido lo mismo con los dos Toro Rosso unas vueltas antes.

Ambos pudieron continuar, pero Vettel, como el mismo reconoció, tuvo suerte de lograr cruzar la meta en el octavo puesto. Esos 8 puntos que descontó Hamilton pueden ser cruciales para el campeonato. Buen gesto el del piloto de Verstappen al reconocer su error y pedir disculpas.

Max es un gran piloto, no puedo discutirlo. Las cosas que ha mostrado en menos de 2 años en un auto como el Red Bull lo dejan ver así, y aunque es muy poco probable que vaya a salir campeón, al menos este año, eventualmente espero que lo logre.

Claro, esto hay que tener cabeza fría, no dejar que se le ‘suelte la cadena’ y haga maniobras innecesarias y que la gran mayoría del tiempo termina en accidentes y abandonos.

Ojalá podamos seguir viendo al Verstappen que deslumbró en Brasil 2016 y no a la reencarnación de Jos, pero con talento. Si quiere salir campeón, no puede haber más ‘Mad Max’.

Ruedas Sueltas: artículos de opinión en ColMotorFans.com. Las opiniones aquí expresadas representan la postura de su autor, y no necesariamente representa las de ColMotorFans.com