Valtteri Bottas (vía Twitter)

El Gran Premio de Azerbaiyán es una carrera que en 3 años se ha ganado un cariño especial, al menos para mí. Siempre he tenido una debilidad por los circuitos callejeros, y el trazado en Bakú mezcla lo estrecho de Mónaco con largas rectas como en Long Beach y curvas de 90 grados como en la Fórmula E. No sé, tal vez el caos y la imprevisibilidad de la carrera es lo que la hace emocionante.

Afortunadamente Bakú no decepcionó este año y vimos algunas de las acciones más habladas hasta el momento en el campeonato –igual que en 2017 con el roce de Vettel y Hamilton- y una carrera heroica para muchos, llena de sorpresas y cosas inimaginables.

En los callejeros los choques están a la orden del día, pero lo que hizo Red Bull ya es llevarlo a otro nivel. Como lo indiqué en mi columna anterior, Max Verstappen está más cerca de convertirse en su padre Jos que en campeón del mundo →. En 2 de los 4 duelos con Ricciardo estuvo a punto de provocar un accidente. Muy paciente y calmo el australiano. Claro, todos tenemos un límite y el de Daniel fue luego de la parada cuando salió atrás del holandés y se dio lo que todos estábamos previendo, los Red Bull chocaron entre ellos y adiós. Papelón.

https://twitter.com/F1/status/990833879819808768

Bakú también dejó un triunfo impensado para Lewis Hamilton, luego de que Valtteri Bottas, a menos de 5 vueltas, reventara el neumático trasero y perdiera todo lo bueno que había hecho. La mala suerte del finlandés es proporcional a su frialdad.

Otro que no quiere volver a saber nada de Azerbaiyán es Romain Grosjean, que el sábado casi se sienta a llorar cuando se le daño la caja y no pudo clasificar. En la carrera remontó, iba relativamente bien, pero detrás del auto de seguridad estrelló su Haas contra un muro. ¡Con carrera neutralizada! ¿Cómo darles la cara a los mecánicos después?

Pero Bakú dejo grandes héroes como Sergio Pérez, Charles Leclerc, Fernando Alonso y Lance Stroll.

El mexicano hizo sin lugar a dudas la mejor carrera de Force India y gracias a las bestialidades de Red Bull, un buen manejo de las gomas y un error de Vettel, terminó con un tercer puesto. Algo impensado para el peor Force India de los últimos años.

Leclerc sumó para Sauber y mostró consistencia en todo el fin de semana. Ayudado en cierta forma por los abandonos impensados que ya mencionamos, logró incluso un mejor puesto del que tenía presupuestado. Mismo caso aplica para Lance Stroll, demostrando que Bakú le sienta muy bien a pesar de tener el peor Williams de la última década.

Por último, pero no menos importante, lo de Fernando Alonso, que realmente no sé cómo logró llegar hasta boxes luego de que se le destruyeran los 2 neumáticos del lado derecho, dañara el piso del auto y aun así lograr aguantar con un McLaren –aún más lento- toda la carrera y sumara puntos. Si pudo con eso, en LeMans tiene muchas chances, que por lo menos a mí me ilusionan.

Ruedas Sueltas: artículos de opinión en ColMotorFans.com. Las opiniones aquí expresadas representan la postura de su autor, y no necesariamente representa las de ColMotorFans.com