Foto: LAT Images

En su primera carrera oficial en el WEC, se llevó el triunfo. Le Mans, su gran objetivo del año.

El asturiano, como pasa con el colombiano Juan Pablo Montoya, son de esa clase particular de pilotos que, a donde llegan, gana. Así lo hizo este fin de semana en las 6 Horas de Spa, su debut en el FIA WEC.

De la mano del equipo oficial Toyota, con el suizo Sebastien Buemi y el japonés Kazuki Nakajima como sus coequiperos, el piloto español de McLaren F1 se llevó su primera victoria en el campeonato mundial de resistencia FIA WEC en su primera carrera oficial en la categoría.

“Fue un debut agradable. En la carrera creo que lideramos básicamente todas las vueltas. Tuvimos tres autos de seguridad con reagrupamiento, así que perdimos la ventaja que teníamos, pero mantuvimos la posición hasta la última vuelta”, dijo Alonso a medios en el cirucito.

Esta victoria rememora otro gran logro de Alonso en esta misma pista, pues ya había ganado allí cuando competía en la extinta Fórmula 3.000 Internacional.

Foto: Paul Foster
Foto: Paul Foster

“Fantástico debut, primera carrera de resistencia en el campeonato mundial, increíble trabajo del equipo, 1-2 en la calificación y 1-2 en la carrera. Kazuki y Sebastien al principio hicieron mi vida un poco más fácil”.

Sobre su sequía de victorias como piloto profesional, la cual se extendió por más de cinco años hasta este momento, dijo:

“Gané en kartismo un par de carreras, en un Campeonato Mundial FIA, en la F1 fue hace un par de años en España, con Ferrari todavía. Les decía a los muchachos que era agradable volver a sentir el podio, que estaría aquí toda la noche y que me recogieran mañana. Intentaré dormir aquí”.

Ahora su reto será mantener este ritmo y motivación para las 24 Horas de Le Mans, donde se estrenará este año y buscará sumar la segunda de las victorias de la Triple Corona del Automovilismo, una especie de ‘competencia amistosa’ que está emprendiendo con el bogotano Montoya, quien también correrá estas 24 Horas pero en la categoría LMP2.