Foto: Indycar Media

El tráfico complicó el final de la Indy 500 para el bogotano Gabby Cháves, quien reconoció el trabajo de mejoras de su equipo en pits durante la carrera.

Gabby Cháves inició su cuarta participación en las 500 Millas de Indianápolis desde la posición 22. Pero gracias a un trabajo bien elaborado -toda una novedad- en el equipo Harding Racing este año, el bogotano avanzó constantemente posiciones.

Sin embargo, Cháves cayó en el juego del tráfico y en las últimas banderas amarillas ello le quitó la posibilidad de entrar al top-10 y sella su mejor final en las ‘500’. Pero un 14to puesto final lo dejó con un buen balance.

Así se refirió Cháves luego de la competencia:

“Fue una carrera de perseverancia para nosotros. Las primeras 150 vueltas fueron realmente duras porque el coche estaba un poco desordenado. Al final tuvimos un cambio agradable que cambió por completo el automóvil y, de repente, estaba Pasar los coches y conducir lo más fuerte que pude. Eso nos puso en una muy buena posición, donde si no hubiéramos tenido mala suerte en el último reinicio con los autos lapeados que pasaron por el pit lane en las últimas vueltas, habríamos tenido un top ten final “