De principio a fin fue el mejor auto de toda la carrera, la más larga de la temporada con 1.000 kilómetros de distancia.

La tercera y última carrera del llamado ‘Superdomingo’ del Automovilismo se celebró en el Charlotte Motor Speedway, la competencia de la NASCAR Monster Cup pactada a 600 millas.

Y aunque suele ser un reto cambiante y constante para todos los competidores, un auto estuvo en su propia liga: Kyle Busch, el piloto del #18 Toyota del equipo Joe Gibbs Racing.

Ganando las tres etapas parciales de la carrera, y liderando 374 vueltas de las 400 pactadas, fue poco lo que pudieron hacer sus rivales para quitarle la victoria. El actual campeón de la serie, Martin Truex Jr, finalizó segundo.

El abandono más notable de la carrera fue el de Kevin Harvick, quien apenas pudo completar una fracción de las vueltas y finalizó último luego de fallas con su máquina #4.

— Foto: archivo ColMotorfans.com