Foto: Team Penske

La historia del australiano en la IndyCar ha estado plagada de altos y bajos. Si miramos los números fríos vemos a un piloto que ha tenido cierta regularidad, pero es uno de esos que casi siempre ‘le falta el centavo para el peso’. Era un eterno subcampeón, habiendo quedado en la segunda posición del campeonato en 4 de las últimas 9 ocasiones.

A Power siempre lo vi como un buen piloto que cometía muchos errores/imprudencias. Realmente nunca me ha agradado su estilo de manejo, pero no le resto ningún mérito, principalmente porque ha sido un tipo con una mentalidad ganadora, que a veces ha sido su perdición por hacer maniobras casi suicidas.

Como decía antes, los números en la IndyCar, concretamente en Penske, han sido muy buenos. ¿Por qué la aclaración? Porque su temporada 2008 en KV Racing Technology no fue la mejor, excepto por la victoria en Long Beach, en una carrera rarísima -por la unificación- en la que solo participaban exequipos de Champ Car, porque los demás, pertenecientes a IRL corrían en Japón ese mismo fin de semana.

Las 30 victorias -en total- de Power, 17 segundos y 10 terceros puestos son números de un piloto con mucho talento, aunque solo cuenta con un campeonato en su haber.

Claro, las cosas son muy relativas, y aunque las comparaciones son odiosas, en este caso la considero necesaria.

Power tiene un título de IndyCar –el de 2014-, pero no era un piloto que la historia fuera a recordar como un gran campeón, simplemente como uno bueno. Por otra parte, Helio Castroneves (incluso con menos victorias –en más tiempo- en la categoría que Power) es una leyenda del automovilismo americano porque ganó tres veces Indy 500, pero jamás el campeonato. Todo es cuestión de darle valor a las cosas. Indianápolis siempre será Indianápolis, o si no, ¿por qué creen que la consideran una de las 3 puntas de la corona del automovilismo?

El australiano entró ayer a los libros de la historia grande del automovilismo con esa victoria en Indianápolis. Si logra el doble –ganando el campeonato-, algo que desde la unificación solo consiguieron Scott Dixon (2008) y Dario Franchitti (2010), sellaría su paso a la historia verdaderamente grande del automovilismo norteamericano.

Ruedas Sueltas: artículos de opinión en ColMotorFans.com. Las opiniones aquí expresadas representan la postura de su autor, y no necesariamente representa las de ColMotorFans.