En la vuelta de cortesía de la segunda carrera del GP de Detroit de la Indycar Series, sucedió el accidente más inusual y bizarro del año.