Uno de los momentos inolvidables de la primera temporada completa del bogotano Juan Pablo Montoya en el circuito de Watkins Glen, de la entonces llamada Copa Nextel de NASCAR.